LANDR BLOG

Equipo de creación musicalMezcla y masterización

Formatos de Audio: Todo lo que los músicos deberían saber para elegir el archivo adecuado

Formatos de Audio: Todo lo que los músicos deberían saber para elegir el archivo adecuado

Aprende a darle a tu música el formato correcto.

¿Cuál es el mejor formato de audio? Es una pregunta muy frecuente. Seguro que ya te la has planteado.

Y yo también.

La respuesta es sencilla. Todo depende de tus necesidades. Ya estés enviando demos, construyendo tu distribución digital de música, o archivando tus canciones, el formato de archivo es muy importante.

Así que, para ayudarte a escoger el mejor formato de archivo para tu música,  hemos recogido toda la información esencial sobre los formatos de audio.

Y aún más importante, sobre cúal es mejor en cada situación.

Compresión: la primera impresión

Los formatos de audio dependen de la compresión.

No me refiero a la compresión que aplicas a una canción en tu software DAW. Estoy hablando de compresión de archivos.

La compresión hace que un fichero sea más pequeño, para ahorrar espacio en el momento de reproducir en streaming, descargar o almacenar.

¿Pero qué pasa cuando comprimes?

Existen 3 tipos de compresión de archivos:

Sin comprimir (ya se que “sin comprimir” no es un tipo de compresión, pero lo añado para que todo resulte más claro), sin pérdida y con pérdida.

Los archivos sin comprimir y sin pérdida conservan los datos originales intactos. Pero los archivos con pérdida eliminan ciertos datos del archivo original para reducir el tamaño del archivo.

Así que cuanto más comprimido esté un archivo con pérdida, más información se pierde.

Comprimir con pérdida no significa que todos tus drums se van a borrar. Simplemente elimina el audio que el oído humano no es capaz de escuchar. ¿Tal vez solo noten la diferencia los perros…?

En cualquier caso, si quieres escuchar de verdad qué desaparece cuando comprimes un archivo, observa este experimento de conversión a MP3.

Sobre los tipos de compresión

He aquí una forma sencilla de comprender cada tipo de compresión:

  • Un archivo sin comprimir es una copia exacta del original. No se pierde nada de información. Los archivos sin comprimir son como un cuadro original.
  • Los archivos sin pérdida  son archivos ligeramente más pequeños, pero conservan la información original intacta. Un archivo sin pérdida es como un cuadro original, pero está plegado en dos hasta que lo miras directamente.
  • Los archivos con pérdida son los más comprimidos. Parte de la información original se pierde durante la compresión. Los archivos con pérdida son versiones más pequeñas que la original—la foto sigue ahí, pero algunos detalles han desaparecido.

 

formats_c

Ahora que ya sabes lo que es la compresión, te estarás preguntando cómo es comprimido cada tipo de archivo.

No te preocupes. Allá vamos.

Cómo es comprimido cada tipo de archivo

  • Formatos sin comprimir

Los formatos sin comprimir no están comprimidos (obviamente). Los formatos más comunes sin comprimir son WAV y AIFF.

Estos son los formatos que sueles exportar de tu DAW. Si duplicas una canción a WAV, es una copia exacta y sin comprimir del original.

  • Formatos sin pérdida

Los archivos sin pérdida están comprimidos. Pero aunque están comprimidos, conservan toda la información original como un WAV. Simplemente se despliegan en el momento de la apertura.

El formato sin pérdida más común es FLAC. Apple también tiene su propio formato sin pérdida, llamado ALAC, empleado en iTunes.

El formato FLAC hace que los archivos sean más ligeros que los WAV, pero conservan toda la información original. Aunque el tamaño de estos archivos suele ser muy grande.

  • Formatos con pérdida

Los archivos con pérdida son el formato de audio más común. El más utilizado es el MP3. Pero existen otros tipo, como OGG, WMA y AAC.

El inconveniente de los archivos con compresión con pérdida es que elimina algunos datos del archivo original.

Pero el beneficio es que son más pequeños, se abren más rápidamente y ocupan menos espacio.

Los archivos con pérdida pueden ser de alta y baja resolución, en función de la cantidad de compresión. Cuanto mayor sea la calidad, menos información se perderá.

La verdad sobre los bitrates

La calidad de un archivo de audio está determinada por su bitrate (tasa de bits).

El bitrate corresponde a la información procesada por segundo. Y eso es lo que significa el 320 o 192 en los archivos MP3.

De este modo, un MP3 con un bitrate de 320 tiene 320 kilobits por segundo—o kbps.

Los WAV y AIFF suelen tener 1411kbps.

Un mayor bitrate siginifica más información por segundo. Y más información por segundo significa mejor sonido. Sencillo, ¿verdad? Ahora ya entiendes los puntos básicos de la compresión, los tipos de archivo y el bitrate, ¿verdad?

Perfecto. Continuemos.

Ahora viene la pregunta del millón…

¿En qué situación uso cada formato?

Si hablara de cada uno de los formatos de audio, estaríamos aquí durante días. Seguro que tienes otras responsabilidades, y mucha música que producir. Así que seré breve y conciso. Estas son los mejores usos para cada uno de estos formatos. Hablamos de WAV, MP3 de 320 y MP· de 192.

El WAV

El WAV se encuentra en el primer puesto del podio. Es el Ferrari de los formatos de audio. El WAV ofrece un sonido más limpio y nítido que los otros formatos comprimidos. Si compartes demos con una discográfica, muestras tu trabajo para un posible proyecto audiovisual o envías tu música a un blog, necesitas un WAV masterizado.

1512-38_mixtape-700x366

El WAV es una garantía de que tu mejor sonido te representa.

Cuando masterices tu música, usa siempre el WAV como formato de entrega.

Los WAV también pueden ser convertidos al resto de formatos más adelante, así que es el formato adecuado para la conversión más adelante.

El único inconveniente de los WAV es el gran tamaño de los archivos. Ocupan mucho espacio en el disco duro. Así que tu ordenador, tu teléfono, tu iPod o tu Dropbox se llenarán muy rápido si solo usas WAV.

Pero cuando se trate de tu propia música, es importante tener siempre una copia en WAV de cada uno de tus tracks.

La mayoría de plataformas exigen WAV para subir tu música para su distribución. Por ejemplo: iTunes y Amazon piden WAV de alta calidad para subir música a sus servicios.

El MP3 de 320

El MP3 de 320 es el tipo de archivo más frecuente. Por un simple motivo: Cuenta con lo mejor de los dos mundos.

Están comprimidos, con lo que son fáciles de manejar en lo que respecta a su tamaño. Pero además ofrecen un sonido agradable y rico.

Si escuchas música en streaming, es muy probable que se trate de 320. Por ejemplo: todo lo que escuchas en alta calidad en Spotify está en 320kbps.

El MP3 de 320 es una buena forma de compartir tu mejor sonido ahorrando espacio en el disco duro y evitando las largas esperas durante la subida y la carga.

El MP3 192

El MP3 de 192kbps es el caballo de tiro. Son MP3 rápidos y sucios, para cuando tienes que compartir algo fácil y rápidamente. Son útiles a la hora de transferir un puñado de archivos a la vez, consultar todo tu catálogo o compartir y referenciar tracks rápidamente.

Un bitrate más bajo provoca más degradación que un MP3 de 320 con pérdida, pero a veces es difícil sentir la diferencia. Haz la prueba y juzga por ti mismo.

Los MP3 de 192 son la herramienta perfecta para los músicos que necesitan una forma eficiente y rápida de compartir o escuchar su música en streaming.

Consejo útil: si usas tu propio reproductor de streaming en tu página web, un MP3 de 192 hará que tu página cargue más rápidamente.

No olvides ningún formato por el camino

Cada formato tiene sus usos. Escoger el formato adecuado depende de cada contexto.

Así que piensa en qué sonido compartes y dónde lo haces. ¿Estás usando el formato adecuado?

Masterizar en formato WAV es la mejor apuesta para compartir tu música. Una vez tienes el WAV masterizado,  puedes convertirlo en cualquier otro formato en un periquete.

Los formatos son importantes en la era del streaming. Así que haz una elección inteligente y usa el formato adecuado.

Unlimited mastering &amp; distribution, 1200 royalty-free samples, 30+ plugins and more! <a href="https://join.landr.com/landr-studio/?utm_campaign=acquisition_platform_en_us_studio-generic-new-blog-ad&amp;utm_medium=organic_post&amp;utm_source=blog&amp;utm_content=left-hand-generic-ad&amp;utm_term=general">Get everything LANDR has to offer with LANDR Studio.</a>

Unlimited mastering & distribution, 1200 royalty-free samples, 30+ plugins and more! Get everything LANDR has to offer with LANDR Studio.

Joan

Amante del sampling, los breaks y el reconfortante calor del Rhodes. Responsable de la comunidad de LANDR en español. SoundCloud

@Joan

No te pierdas una publicación del Blog de LANDR

Publicaciones más recientes